Contra natura (.) por Joris-Karl Huysmans

Contra natura (.) por Joris-Karl Huysmans

Titulo del libro: Contra natura (.)

Autor: Joris-Karl Huysmans

Número de páginas: 232 páginas

Fecha de lanzamiento: September 1, 1980

ISBN: 847223066X

Editor: Tusquets Editores S.A.

Obtenga el libro de Contra natura (.) de Joris-Karl Huysmans en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Joris-Karl Huysmans con Contra natura (.)

Contra Natura es algo así como la biblia del espíritu decadente del fin de siglo XIX. Y, si damos crédito a lo que dice el propio Huysmans, «todos los fines de siglo se parecen», podemos creer que éste es el momento más adecuado para dar nueva vida, en nuestro idioma, a esta obra maestra de la literatura universal. Guillermo Cabrera Infante, para quien, al parecer, esta novela fue durante años libro de cabecera, escribió un hermoso prólogo, «Al revés de la Naturaleza», para nuestra primera edición publicada en 1980, que nos honramos en reproducir aquí. Contra Natura (1884) forma, junto A vau-lŽeau (1882) y En rade (1887), un tríptico que colocó a Huysmans entre los autores más conocidos, leídos y polémicos de su época. A través del personaje de Des Esseintes, Huysmans no sólo describió e inmortalizó el torpor, la languidez y las venenosas y perversas neurosis spleenescas del siglo que terminaba, sino que lo encarnó en un héroe kierkegaardiano, grotesco y patético a la vez, que pasó a ser una de las figuras más representativas de la angustia que haya dejado la literatura. Es, en cierto modo, el precursor de Roquentin, el protagonista de La náusea, de Sartre. La tercera persona a la que recurre el autor para narrar el profundo rechazo y el tedio -que lo corrompe todo- de Des Esseintes, no es más, en realidad, que una máscara que encubre al propio Huysmans. Des Esseintes era simplemente su Mister Hyde, del que sólo podía librarse, para salvarse como escritor, y quizá como hombre, expulsándolo fuera de sí mediante la escritura, y reconociendo así la presencia fantasmal de su doble.